Ser optimista en la vida es realmente importante. Son muchas las investigaciones que indican que las personas optimistas tienen mayor probabilidad de alcanzar éxitos.

Las personas optimistas tienen la capacidad de poder ver el lado bueno de las cosas por muy negativas que puedan parecer en un primer momento. Cuando se presenta un problema buscan posibles vías de solución o intentan minimizarlo de la mejor forma posible, suelen ser persistentes en sus objetivos y no se rinden ante las primeras dificultades. Sin embargo, es necesario aclarar que el optimista inteligente no es aquel que niega los problemas, es aquel que es capaz de reconocer el problema, saber que existe y analizar sus causas.

Como dice Rojas Marcos, “Para ser feliz hay que querer serlo, la felicidad como el deporte hay que trabajársela”.

Los optimistas acaban siendo personas que gozan de mejor humor, son más perseverantes y generalmente más exitosos que los no optimistas. Algo por lo que debemos comenzar es valorando las pequeñas cosas de nuestro día a día, porque cuando volvamos la vista atrás, puede que nos demos cuenta que esas pequeñas cosas eran grandes cosas.
El éxito, como la felicidad, como la propia vida, no es un fin en sí mismo, es un recorrido, un camino. Pongamos en práctica el tema que hace unos años cantaba Serrat :“Hoy puede ser un gran día”.

Psicólogos Coruña. Psicólogos en A Coruña

/* JS para menú plegable móvil Divi */